Minería e innovación asociativa para Chile

Por Luis Alberto Gaete
Director Ejecutivo del Comité de Desarrollo Productivo Regional de Antofagasta

Innovar es un músculo que ya tiene desarrollo, sobre todo cuando hablamos de minería. Hoy el desafío es cómo gestionar este proceso creativo, tomando en cuenta que producto de la globalización y otros factores, la innovación fluye en todas las direcciones, dando lugar al paradigma de la Innovación Abierta.

Desde nuestra opinión y tomando como experiencia la realidad de Antofagasta, la capital minera del mundo, creemos que este desafío requiere de un orden y una ruta lógica que conecte y vincule estos esfuerzos, tal como lo promueven Fundación Chile, el programa Expande, Alta Ley y Programa Estratégico Clúster Minero Región de Antofagasta, impulsado por Corfo.

Los desafíos de la industria son diversos y heterogéneos, como es el caso de los temas de Relaves; Fundición y Refinería; Operaciones y Planificación Minera; Concentración de Minerales; e Hidrometalurgia. A ellos se deben sumar, entre otros, Exploración; Nuevos usos del Cobre y otros metales; Sustentabilidad y la Innovación Social; junto con diálogo y desarrollo en las comunidades cercanas donde operan las empresas.

No obstante, nada de lo anterior sucederá con éxito si no redoblamos los esfuerzos por mejorar la asociatividad y evitar la duplicidad de esfuerzos. En este ejercicio es fundamental la máxima sinergia, vinculación y construcción de confianzas, ya que la minería de los próximos años posee desafíos, quizás aún más complejos que los que ha enfrentado hasta el día de hoy.

La necesidad de encontrar nuevos yacimientos, acortar los ciclos de inversión, incrementar la base de reservas mineras y transitar desde las actuales operaciones hacia sistemas mineros aún más seguros, eficientes y con una menor huella de carbono, son algunos de las tareas en las que debemos aportar con capacidad de articulación, empuje y conocimiento técnico, sobre todo si consideramos que la minería debe constituir el motor para el desarrollo de nuestro país.

Lo importante es que en los nuevos proyectos se ve algo de esta nueva forma de hacer minería como el caso del proyecto Nueva Unión, o en esfuerzos integradores que pretenden hacer las empresas Collahuasi y Teck Quebrada Blanca en sus respectivas iniciativas de ampliación.

También relevamos el cambio de mirada que existe en la academia. Las universidades locales e institutos tecnológicos ahora están conscientes de que debe hacerse investigación aplicada para generar innovación y entrar en la cadena de negocios de la minería. Vincularnos con ellos no es responsabilidad social, sino que una forma de lograr sinergias y trabajar bajo un concepto de valor compartido para generar la minería del futuro.

En este contexto, es importante la identificación de oportunidades a partir de la caracterización de necesidades, en este caso los “desafíos” de la industria, porque ello constituye la base para un emprendimiento tecnológico. Por eso como Programa Estratégico Clúster Minero Región de Antofagasta queremos potenciar el impacto de la innovación en todas las fases de la prodigiosa cadena productiva que genera la minería.

Columna

Newsletter

Te invitamos a suscribirte a nuestro newsletter donde podrás recibir noticias y novedades sobre Expande.

[mc4wp_form id="1519"]

Comentarios

Esconder comentarios